CHIAPAS

[CHIAPAS] [bsummary]

OPINIÓN

[OPINIÓN] [twocolumns]

MULTIMEDIA

[MULTIMEDIA] [bsummary]

DEPORTES

[DEPORTES] [bigposts]

Peña Nieto y la oportunidad de convertirse en 'héroe nacional'... gracias a Trump

Desde que empezó hace más de un año su campaña por la presidencia de los Estados Unidos, Donald Trump mantuvo en su discurso el tema de la migración y la deportación de los indocumentados, así como su propuesta de construir un muro y que lo paguen los mexicanos “de una o de otra forma”.

Algunos creyeron que al llegar a la presidencia su discurso cambiaría pues consideraron que no es lo mismo estar en campaña que asumir las funciones de gobierno, pero la realidad de la primera semana de Donald Trump en el poder indica lo contrario.

Al presidente Enrique Peña Nieto lo invitó para iniciar las negociaciones sobre los diversos asuntos de interés para las dos naciones, como el comercio, la seguridad, la migración y la cita era para el 31 de enero. La determinación de Donald Trump de renegociar al TLCAN se mantuvo y como estrategia de debilitamiento, “disuadió” al gobierno de Canadá que salió a decir que no respaldaría a México en la renegociación, confesaron su amor por los mexicanos, pero su prioridad es el interés del pueblo canadiense. Hacen bien.

El discurso de Trump se empieza a concretar en acciones, deja de ser palabra y firma documentos ejecutivos con los que ordena la puesta en operación de sus promesas de campaña y, siendo un compromiso central la construcción de un muro en la frontera de Estados Unidos con México, ordenó la canalización de fondos públicos federales para que inicie de inmediato su construcción, que insiste, pagaran los mexicanos.

La reacción en México ante esta información fue de indignación y coraje. Diversos personajes de la política, la empresa y la academia, pidieron al presidente Peña Nieto cancelar su viaje por considerar que no había condiciones de negociación pues el escenario planteado por Donald Trump era de imposición de su visión e intereses.

Mediante un mensaje a la nación, el presidente Peña Nieto expresó que México estaba en contra de la construcción de un muro y a favor de la construcción de puentes, ofreció y pidió respeto entre naciones soberanas y confirmó que México no pagara un solo peso por la construcción muro.

En un mensaje falto de tacto diplomático, vía twitter, Donald Trump publicó que si el presidente Peña Nieto no acudía a Washington para negociar el pago del muro, lo conveniente era cancelar la visita.
Unas horas después, vía twitter, el presidente Peña Nieto canceló la reunión con Donald Trump, prevista para el 31 de enero, informó: “Esta mañana hemos informado a la Casa Blanca que no asistiré a la reunión de trabajo programada para el próximo martes con el @POTUS”.

Diversos personajes políticos como Cuauhtémoc Cárdenas, Andrés Manuel López Obrador, Felipe Calderón y organizaciones empresariales, como el Consejo Coordinador Empresarial, y la Coparmex así como sindicatos y partidos políticos, han dado su respaldo al presidente Peña Nieto para que mantenga una actitud de defensa y dignidad ante las pretensiones del presidente Donald Trump, consideradas como ofensivas para México.

La última ocasión en la que se dio una confrontación de este tipo entre el gobierno de Estados Unidos y el de México, fue en 1938, y desembocó en la expropiación petrolera decretada por Lázaro Cárdenas, después de que algunos empresarios extranjeros le dijeron que no era capaz de realizar esta acción. La tensión se mantuvo por algunos años, hasta que el gobierno estadounidense solicitó apoyo a México, cuando determinó participar en la Segunda Guerra Mundial, tanto en Europa, como en Asia.

Hoy las condiciones son otras pero el discurso proteccionista y nacionalista del presidente Donald Trump posiblemente sea el principio del surgimiento de respuestas en el mismo sentido e intensidad y podría llegar de fuera de sus fronteras vía el proteccionismo y nacionalismo de otros países, aplicado a las marcas y productos etiquetados en Estados Unidos.

La no asistencia del presidente Peña Nieto a su cita con Donald Trump le traerá la popularidad perdida, pero no será bueno para la economía y las finanzas que son dependientes de los negocios con las empresas de Estados Unidos y las inversiones de diferentes países que desean aprovechar el TLC, ahora en vías de extinción.

Para Peña Nieto la confrontación provocada por Donald Trump le traerá beneficios en su imagen y le permitirá multiplicar sus contactos con otros países para establecer intercambio comercial, cultural, diplomático y tecnológico, lo que no es novedoso y se busca desde hace más de cincuenta años de manera insistente por los gobiernos que creían en la “Revolución Mexicana”, ese fue el objetivo de los viajes al extranjero que realizaron diferentes presidentes entre las décadas de los sesenta y los ochenta.

Con la llegada al poder de los “tecnócratas” esa tendencia se abandonó hasta llegar a este momento en el que el gobierno de Estados Unidos, principal impulsor de la globalización, el comercio internacional y la exportación de sus empresas, abandona y traiciona el proyecto del “capitalismo salvaje”, que todavía no ha despertado, pero lo hará cuando los boicots en el mundo empiecen a operar en su contra. Vía Yahoo Noticias Enrique Pérez Quintana

CULTURA

[CULTURA] [bigposts]

MUNDO

[MUNDO] [twocolumns]