CHIAPAS

[CHIAPAS] [bsummary]

OPINIÓN

[OPINIÓN] [twocolumns]

MULTIMEDIA

[MULTIMEDIA] [bsummary]

DEPORTES

[DEPORTES] [bigposts]

Ernesto Zedillo: México puede prosperar sin Donald Trump, es inútil cumplirle sus caprichos

Por Redacción / Sin Embargo.- Ernesto Zedillo, ex mandatario mexicano, opinó a través del diario The Washington Post, acerca de la llegada del Presidente Donald Trump y de la difícil etapa que atraviesa el Gobierno de México con Estados Unidos. El TLCAN sólo es una herramienta de muchas para que México pueda lograr el crecimiento económico y su desarrollo como nación emergente, dice.

El ex mandatario mexicano Ernesto Zedillo Ponce de León escribió un articulo de opinión en The Washington Post sobre el nuevo presidente de los Estados Unidos y de su discurso antimigrantes.

Ernesto Zedillo, quien fue Presidente de México de 1994 al 2000 y actualmente se desempeña como profesor de economía y política internacional en la Universidad de Yale, escribió que Peña Nieto ha sido muy benévolo con el mandatario del norte, sin embargo, lamenta que esa apertura le haya costado muy caro:

“El gobierno mexicano ha sido cortés con Donald Trump, tanto cuando fue candidato como ahora que es Presidente de Estados Unidos. De hecho, el Presidente de México, Enrique Peña Nieto, ha pagado un alto costo político en el país por estar abierto a trabajar de manera constructiva con el Presidente de Trump.”

El ex Presidente consideró que al menos en el corto plazo es imposible que cualquier acuerdo con Trump se logré a través de diálogo y negociación.


“Peña Nieto ha hecho lo correcto al poner los intereses de México y la preservación de las relaciones mutuamente beneficiosas con nuestro vecino por encima de su popularidad personal. Sin embargo, ha llegado el momento de admitir que las acciones de la nueva administración han cerrado, al menos en el futuro previsible, la posibilidad de que cualquier acuerdo se logré a través de diálogo y negociación que pudiera satisfacer los intereses de ambas partes. […]. Es una situación lamentable y triste, pero el esfuerzo para dar cabida a los deseos caprichosos del presidente Trump ha demostrado ser inútil y no debe ser continuado. No es útil para México o los Estados Unidos”, escribió en su articulo.
En el texto titulado “México puede prosperar sin Trump” añadió que las propuestas del magnate estadounidense son incongruentes e irreales pues se alejan de la realidad jurídica y económica por la que atraviesan ambas naciones:

“En retrospectiva, la probabilidad de llegar a un acuerdo mutuamente beneficioso sobre los temas de la agenda del Presidente Trump y México siempre fue pequeña, teniendo en cuenta que sus demandas han desafiado la racionalidad jurídica y económica desde el principio.”

En relación con el Tratado de Libre Comercio de América del Norte (TLCAN), que entró en vigor en 1994 y que incluye a Canadá, Estados Unidos y México, dijo que Trump tiene una idea equívoca acerca del equilibrio comercial, pues el territorio azteca no es el único beneficiado con este acuerdo, y sobre la tecnología de la información, ya que, señaló, han creado nuevas cadenas de comercio y provocado una disminución de los precios.

“Por ejemplo, la aspiración del Presidente Trump para renegociar el TLCAN se deriva de la idea errónea de que la balanza comercial entre los dos países se origina en ventajas para los mexicanos incorporados en el TLC y que una balanza comercial, si es positivo para México, significa la transferencia automática de los puestos de trabajo de los Estados Unidos a su socio del sur. Ambos conceptos están equivocados.”, argumentó.
Opinó que México estaría perdiendo el tiempo si escucha propuestas por parte del mandatario del país norteamericano:


“Sería una pérdida de tiempo para el gobierno mexicano jugar su juego del TLC con la administración Trump. Sólo si el gobierno de Estados Unidos presenta un programa serio y alejado de los puntos del TLC, en consonancia con los intereses de los dos países. Las autoridades mexicanas deben moverse para reiniciar el diálogo. En este punto, sin embargo, este escenario es muy poco probable, y lo más prudente sería suponer que el Presidente Trump matará el TLC. Por supuesto, esto sería costoso para las dos economías – y, al menos inicialmente, de manera desproporcionada por lo que para México.”
Al TLCAN sólo hay que observarlo como una de muchas herramientas para que México logre un crecimiento tanto económico y de desarrollo, apuntó.

“Sin embargo, este resultado no debe ser motivo para la desesperación en mi país. El TLC ha sido un instrumento excelente, pero es sólo una de las muchas herramientas disponibles para alcanzar los objetivos de crecimiento económico y desarrollo. A diferencia de su vecino del norte, México debe reforzar su compromiso con la apertura y políticas económicas. No podemos darnos el lujo de hacer otra cosa.”, recomendó.

El ex Presidente dijo que es una oportunidad única para México porque tendrá que generar nuevas oportunidades para producir para su propio mercado y atraer la inversión de otras naciones: “México puede crear nuevas condiciones que mantendrán, e incluso mejorar, nuestra posición como un buen lugar para las empresas globales para producir para nuestros propios y otros mercados importantes, no menos importante que los Estados Unidos. Debemos tranquilizar a las empresas globales, con acciones concretas, que México se mantendrá abierto para los negocios y que nuestro gobierno no va a tratar de intimidarlos o les dicen qué, dónde y cómo producir.”

Aunque señala que las amenazas del Presidente número 45 de los Estados Unidos pueden detener el crecimiento de México, llama a estar preparados para este tipo de escenarios.

“Por supuesto, como lo ha amenazado, el Presidente Trump podría ir más allá de la cancelación del TLC y tratar de imponer barreras adicionales al comercio con México. Mi país tiene que estar listo para usar todos los instrumentos jurídicos posible, en especial los proporcionados por la Organización Mundial de Comercio, para impugnar cualquier acción arbitraria e ilegal. El residente Trump podría incluso entretener la retirada de los Estados Unidos a partir de ese árbitro central de disputas comerciales internacionales, y en ese momento la cuestión mexicana se convertiría en un problema global que tendría que ser enfrentado por la comunidad internacional completa.”
Zedilllo admitió que el muro que desea realizar Donald Trump entre ambas naciones es un hecho que el gobierno mexicano no puede detener, ni siquiera la inmigración. Aunque instó a que con base a buenas leyes y oportunidades para los connacionales se logre retener a más mexicanos en el país.

“En cuanto a la pared frontera del Presidente Trump, Zedillo dice que “es evidente que hay poco que el Gobierno mexicano puede hacer para fomentar políticas más progresistas de inmigración a Estados Unidos; estos son estrictamente un asunto interno, a pesar de las consecuencias para otros países, entre ellos México. Pero está claro que si el recuento de economía. Es mucho mejor hacer buenas leyes que paredes perniciosas. Esas leyes deben ser compatibles con un mercado laboral de Estados Unidos que funcione bien sin proporcionar incentivos para un mercado negro de los trabajadores poco cualificados en situación irregular.

“Por supuesto, la petición de éste por parte del Presidente Trump estaría fuera de lugar; la pared parece ser otra de sus obsesiones contra México, y es incumbencia de México si el gobierno de Estados Unidos quiere añadir a su deuda nacional mediante la construcción de un elefante blanco a su propio territorio. Lo que rechazamos, bajo ninguna circunstancia, es cualquier intento de utilizar una sola pulgada de nuestro territorio para construir una estructura tan abominable. Todos los mexicanos están detrás del Presidente Peña Nieto cuando le dice al Presidente Trump que no vamos a pagar por su extravagante proyecto, ofensivo e inútil”, apuntó.

La prensa estadounidense castigó entre ayer y hoy con severidad al Presidente Trump. Los editoriales de la casa cuestionaron al mandatario duramente por el ataque a México.

The Wall Street Journal publicó “La pequeña guerra mexicana de Trump”; The New York Times: “El berrinche de Donald Trump con México”. The Washington Post tituló su texto “Trump está empezando una guerra comercial que no necesitamos”; Bloomberg: “El muro de Trump: un derrochador, tonto despilfarro”.

El diario USA Today dijo: “El muro de Trump es una pérdida enorme de dinero; The Boston Globe: “México le enseña a Trump una importante lección sobre los límites del poder presidencial”; San Francisco Chronicle: “El muro de Trump no va a funcionar”; el Chicago Tribune: “Señor Presidente, no construya ese muro”.

The Baltimore Sun dijo en su editorial de casa: “Las políticas migratorias de Trump: son tan inefectivas como xenofóbicas”; The Atlantic: “Estados Unidos ya está pagando por el muro con México”; The New Yorker: “Donald Trump destruye la relación entre Estados Unidos y México”.

CULTURA

[CULTURA] [bigposts]

MUNDO

[MUNDO] [twocolumns]

SUSCRIBETE