SEMAHN Pez Diablo representa un serio riesgo para los ríos Grijalva y Usumacinta - Osadia Informativa

Post Top Ad

SEMAHN Pez Diablo representa un serio riesgo para los ríos Grijalva y Usumacinta

Compartir
En 5 a 10 años sino se hace algo inmediatamente  se establecerán y será más difícil erradicarlo
Ezequiel Gómez García
Los ecosistemas de los  ríos Grijalva y Usumacinta  los más caudalosos del estado, podrían ser infestados  por el pez diablo; en ríos, lagos y presas del país  se comporta como tal como no tiene depredadores naturales ha desplazado a especies nativas, lo que representa un serio riesgo no sólo para la ecología sino para la sobrevivencia de miles de pescadores afirmo El secretario del Medio Ambiente e Historia Natural, Ricardo Hernández Sánchez.


En Chiapas los ríos Usumacinta y Grijalva tienen un grado de afectación por la presencia del pez diablo, esta que es una especie invasora que si tiene mayor presencia  en afluentes como el rió Tulija donde se cree que hay millones de ejemplares.

Esta especie es difícil de controlar, pero la Secretaria del Medio Ambiente e Historia Natural cuenta con un proyecto para tratar de eliminar esta plaga que devora a ejemplares nativos como la pigua y el bagre.

“El rió Grijalva en su parte baja ustedes saben que el rió Grijalva fluye hasta Tabasco tiene ya algún grado de afectación sobre todo muy cercano a la zona de Tabasco y debemos de ser muy cuidadosos para que no invada la parte alta, finalmente recordemos que en el rió Grijalva hay una serie de presas por donde podrían migrar  a la parte superficial, en el rió Usumacinta todavía no contamos con informes  de que haya invadido, nosotros pensamos que si en la parte baja sobre  todo hacia Campeche y Tabasco”
Lo cierto es que este pez, cuyo nombre científico es Hypostomus Plecostomus, se ha convertido en una seria amenaza para los ecosistemas acuáticos del sureste mexicano, según reconocen especialistas y autoridades y si no se hace algo inmediatamente en 5 o 10 años se va a establecer y entonces va a ser muy difícil erradicarlo.

Hernández Sánchez indicó, que  como otras especies invasoras, el Pez Diablo llegó a México con el llamado "efecto Nemo", en alusión a la película de Disney: Aficionados a la cría de peces de ornato los importaron de Sudamérica para aprovechar algunas de sus habilidades.

La especie suele alimentarse de algas y desechos de comida, por lo cual muchos le llaman "limpia peceras". El problema es que, al crecer, muchas personas les abandonan en ríos o lagos y eso causa su diseminación.

Los primeros ejemplares fueron detectados en 2003 en el norte del país, pero ahora la Comisión Nacional de la Biodiversidad (Conabio) reconoce su presencia en estados del centro, oeste y sureste del país.

Además, busca su alimento en el lecho de ríos y lagos, y con frecuencia consume también los huevecillos de otros peces, como bagres y tilapias. Así, en poco tiempo, sólo las crías del Plecostomus sobreviven.


Un factor adicional es que su depredador natural, el cocodrilo, sólo habita en algunas regiones del estado.




Envía tu denuncia a Osadía Informativa:
Sé un colaborar más, envíanos información,  fotos o videos de interés, envíalo al WhatsApp de OI: 961 106 29 61 o en nuestra Fanpage:  /osadiainformativa  o en Twitter: @osadiainforma

Post Bottom Ad